octubre 26, 2017

Tercer grado

Alrededor de los nueve años, los niños pasan por un cambio particularmente profundo que marca el comienzo de la separación con el mundo para hacerse un poquito más independientes. Empiezan a cuestionar todo lo que antes daban por hecho. Esto se acompaña de un interés por todo lo práctico. Les gusta estar en contacto con la naturaleza de una manera más metódica y retadora que antes. El currículo les da experiencias prácticas del trabajo agrícola y de cocina y se enfoca un poco más en la comprención del quehacer de la naturaleza a través de sus ritmos.

Por otro lado, logran mantener un esfuerzo físico por más tiempo. Logran conservar un interés sostenido por un animal o planta, lo cual se debe estimular tanto como sea posible para así lograr las bases de un cuidado activo de nuestro planeta Tierra.

Las historias del Antiguo Testamento y las fábulas mesoamericanas dan mucho material para alimentar su imaginación, que los lleva a conocer ideas morales fundamentales. Forman clubes y les encantan las batallas entre oponentes claros: nosotros y ellos, héroes y enemigos, buenos y malos.

Comienza el estudio de la gramática propiamente tal conociendo sustantivos y verbos adjetivos, puntuación, etc con lo que van conformando oraciones y párrafos.

Las cuatro operaciones matemásticas se van haciendo más complejas, con números más grandes y comienzan el estudio de las tablas de multiplicar a través de canciones y juegos. También se trabaja con pesos y medidas.

El “bloque de construcción” les enseña sobre la importancia de la cooperación para el logro de la cultura y mediante el canto a varias voces, los alumnos aprenden que el sostener la voz a pesar de escuchar otras, es una parte necesaria para la armonía.

Comienzan a trabajar el tejido a gancho creando objetos funcionales, también con el telar. Usan hilo de algodón y tienen la libertad de elegir los colores.

En inglés, los niños estructuran oraciones completas mediante las que expresan necesidades y deseos; de alguna manera esto constituye una desembocadura para todo el vocabulario aprendido en años anteriores y están listos para comenzar a leer palabras: adjetivos, sustantivos, verbos, números; palabras que además deletrean de manera individual y grupal.

Tercer grado

En la clase de Movimiento se sigue haciendo lo planteado para los grados previos más los juegos de lanzar y cachar y juegos rítmicos con bastones. Jugando, el niño va abandonando el mundo de relativa inconsciencia en que moraba. Por ello son buenos los juegos de encantar-liberar.

El teatro sigue trabajando el movimiento rítmico y las emociones pero se agrega el desafío de representar y crear temas de fantasía para lo cual deben trabajar colectivamente y establecer acuerdos.

La acuarela se va tornando más representativa y con uso de colores cada vez más brillantes para trabajar dibujo de formas y representaciones de la calse principal.

En este grado, el ideal es que el niño comience el estudio de una instrumento musical, apropiado a su temperamento y necesidades de desarrollo.

Show Buttons
Hide Buttons