Arte y habilidades manuales

Clase de acuarela


Los maestros Waldorf creen que el ser humano no es solo un cerebro, sino, un cerebro con corazón y extremidades, un ser con voluntad y sentimiento, al igual que con intelecto.


 

Para garantizar que la educación no produzca individuos inclinados a un solo extremo, cojos en salud emocional y volitiva, estos aspectos menos conscientes de nuestra naturaleza humana deben ser constantemente ejercitados, nutridos y guiados. Aquí las artes y las habilidades manuales tienen su contribución esencial, educando no solo al corazón y la mano sino también, de manera muy real, al cerebro.

Las escuelas Waldorf no pretenden formar especialistas en arte, éste tiene una finalidad diferente pues proporciona profundas experiencias interiores. No existe actividad más eficaz para el cultivo de actividades básicas en la primera infancia que la actividad artística. A través de ella, el hombre se habitúa a comprometerse con todas sus capacidades anímicas y con cada fibra de su cuerpo en la lucha por resolver un problema que le parece importante. Con la actividad artística se sientan las bases para la capacidad de observar, crear, atender, cultivar el interés, despertar la fantasía y fortalecer la voluntad. No existe mejor educación para la voluntad que el practicar algo con insistencia y alegría, una y otra vez, venciendo las dificultades y los obstáculos.

De esta manera, la educación se convierte en un camino donde la variedad de experiencias enriquece el alma de los niños, educando al ser humano completo y no sólo su cabeza, desarrollando también su corazón y sus manos.

 


¡Tu puedes ayudar para que este proyecto siga creciendo y beneficiando a más pequeñitos!

Contribuir


¿Te ha gustado esta publicación? compártela y/o déjanos tus comentarios abajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons